Julio César Imperatori: la fotografía hecha arte

Julio César Imperatori: la fotografía hecha arte

Al igual que el pincel y el lienzo, o el cincel y el mármol, la cámara fotográfica es medio y herramienta para crear arte, es más, hoy es de las vías expresivas preferidas por artistas de todas partes del mundo, que ven en la fotografía el medio ideal para traducir sus inquietudes y compartirlas.

Julio César Imperatori: la fotografía hecha arteEse es el caso de Julio Cesar Imperatori, un cubano que encontró tras el lente la mejor manera de contar su visión del mundo que le rodea, logrando con el tiempo hacerse de una interesante obra, que, arte al fin, desborda los límites formales para proponer, o provocar, según el caso, un idea que va más allá de la fotografía en sí.

“Yo salgo todos los días a tirar fotos, la fotografía forma parte de mí, desde que empecé a ver las imágenes que me tomaban de niño; ya entonces me gustaba y empecé a interesarme por ella, pero la inquietud y los deseos tomaron forma cuando tuve mi primera cámara”, dijo a CubaPlus Latinos.

La Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) ha sido el Alma Máter de Julio César; los talleres de fotografía de los profesores Alberto “Chino” Arcos y Pedro Abascal lo dotaron de las herramientas necesarias para asumir una profesión que va más allá de la búsqueda del sustento, le ha implicado en la rica y singular realidad de la Cuba contemporánea, con variedad de colores, contrastes de blancos y negros, y perpetua luz.

La Habana es un motivo constante en sus fotografías, no solo por ser la ciudad que lo vio nacer y donde ha transcurrido su vida, sino por la magia que la hace desafiar el paso del tiempo sin perder su encanto. “Me gusta fotografiar la ciudad, cualquier detalle, el más simple, el más cotidiano me inspira y aprieto el flash. La ciudad en sí misma, la dinámica diaria, los automóviles antiguos, en fin, me dan la idea de una composición completa, provocativa y de muchísimas lecturas según quien las mire”, asegura el artista de 44 años.

Casi dos décadas cámara en mano, en un incesante ir y venir transcurren los días del artista, conocedor de que el ejercicio constante es la mejor forma de superación, aunque hasta el momento atesora notables resultados avalados por la presencia de su obra en importantes exposiciones dentro y fuera de la Isla y varios premios.

Julio César Imperatori: la fotografía hecha arteFotos de Imperatori han sido curadas para integrar las muestras “Lente artístico, otra mirada a los monumentos y sitios históricos de la capital”, abierta al público en el habanero Hotel Riviera; la colectiva “Universo interior”, con sede en la Fototeca de Cuba, y “Ciudad sin límite”, hospedada en la galería La Moderna a propósito del aniversario 494 de la fundación de la villa de San Cristóbal de La Habana.

También la exposición dedicada al día de la Juventud, en el Museo de Historia Natural; su trabajo junto al grupo El Taller en la galería de la Alianza Francesa de Cuba; la personal “Caravana” en el Hotel Inglaterra, y la de la Bienal Alfredo Saravia in memorian.

Punto aparte merece la presencia de la obra de Imperatori en la muestra “Eternamente Che”, que recogió el trabajo artístico y testimonial de 36 fotógrafos de diferentes generaciones sobre la imagen del comandante guerrillero Ernesto Che Guevara.

Curada por el realizador y fotógrafo Roberto Chile, “Eternamente…”, albergada en su momento en el Hostal Conde de Villanueva, en el corazón de la parte más antigua de La Habana, propuso imágenes del comandante argentino-cubano tomadas directamente, y otras captadas después de su desaparición física, incluidas las reproducciones y recreaciones en banderas, pancartas, paredes, artículos de uso personal y tatuajes.

“La figura del Che siempre me ha llamado la atención, me es muy cercana, pero además su presencia es muy habitual en la Cuba actual. El Che fue muy fotogénico, y lo había trabajado en varias ocasiones como motivo artístico; los organizadores de la muestra vieron mis fotos y decidieron incluirme entre los artistas convocados”, recuerda.

“Fue una oportunidad muy enriquecedora desde lo profesional y lo personal; en esa exposición estuvo la obra de varios de los más importantes fotógrafos cubanos de todos los tiempos”.

Julio César Imperatori: la fotografía hecha arteY no es para menos, la fotografía de Imperatori compartió espacio con la de leyendas del lente en la Isla como Korda, Raúl Corrales, Osvaldo y Roberto Salas, Ernesto Fernández Nogueras, Perfecto Romero, Chinolope y Liborio Noval; pero también de una generación posterior que ha llevado la fotografía cubana a los más exigentes públicos del globo, entre ellos Juvenal Balán y el propio Roberto Chile.

Como una especie de recordatorio a la obstinación de seguir el “buen camino”, Imperatori atesora el Premio Único del Concurso Internacional de Fotografía “On jove sur la terre”, que concede la Alianza Francesa de Cuba, y el de la segunda edición del certamen “Jóvenes del Lente”, organizado por la Academia de Ciencias de Cuba.

Fotografiar es un empeño para Julio César, la necesidad de comunicarse mediante las imágenes le hace superar obstáculos de todo tipo, y lo que un día comenzó como un pasatiempo basado en la curiosidad y el aprendizaje empírico, se sustenta hoy en una sólida técnica que refleja su “buen ojo” para captar instantes y perpetuarlos en encuadres de notable valor simbólico.

Advertisement
Catalogo de arte