Havanatur

Octavio Irvin, entre furtivas y enigmáticas criaturas grabadas

Octavio Irvin, entre furtivas y enigmáticas criaturas grabadas

La obra de Octavio Irving (Santa Clara, 1978) es un evento procesual que en su constante búsqueda se ha valido de diferentes lenguajes: el dibujo, el grabado, y la pintura; encontrando en ellos una experiencia capaz de revitalizar cada nuevo período de trabajo, y confirmar la sensación de un crecimiento progresivo y firme. Esta relación dinámica que se establece dentro de su poética, entre las diferentes expresiones que elige, es un elemento distintivo en su laboriosidad.

Octavio Irvin, entre furtivas y enigmáticas criaturas grabadasPartiendo de esos presupuestos, Irving contempla el encuentro de los contrarios, sustrae de allí los detalles imprescindibles para componer un relato con esos fragmentos, que, al ser catalizados por la subjetividad, cambian en su aspecto y en su proyección. Se apropia de las metáforas que aportan los fenómenos naturales, interviniéndolas, dotándolas de una nueva morfología, conduciéndolas a una escisión que cautiva al espectador por la posibilidad que le ofrece de participar al unísono de dos visiones diferentes de un mismo acontecimiento.

En los últimos años se ha centrado de manera muy particular en el dibujo como antesala de una pintura cuya profundidad y emoción no ha dejado de ganar terreno. Su muestra personal Pulsiones exhibida durante el verano de 2017 en la galería Servando se revela como un momento de consagración en esta andanza; aquí trafica con la materia que de manera inevitable late desde su esencia contradictoria. La forma se muestra como una expresión de ironía, dejando el sello de la fuerza de la palabra, transferida a la imagen, para crear un clima de ambigüedad y polémica. La psiquis del artista se compromete convirtiéndose en la atmósfera inmediata que tenemos que atravesar antes de tocar la obra como objeto.

Su quehacer actual (2018) mezcla la presencia intermitente del grabado y el dibujo. Destacan un grupo de collagrafías, en las que resulta interesante apreciar cómo partiendo de figuraciones específicas evoluciona hacia contenidos más abstractos, remitiéndonos a momentos de la serie Síntomas de la permanencia (2013) y dejando al desnudo la retroalimentación entre el pasado y el presente de su trabajo. Retomando el dibujo desarrolla la serie Arquetipos, motivada por el uso de los íconos religiosos, como práctica asociada más a la fuerza de la tradición y la costumbre, que a un compromiso auténtico con su contenido simbólico y religioso. Seducido por las formas que describen las vírgenes las exalta de manera muy particular, ofreciéndonos estampas que soportan el vaciamiento de sus significados.

Octavio Irvin, entre furtivas y enigmáticas criaturas grabadasOctavio Irving cree en la socialización del acto creativo, y a ello se debe el surgimiento de un espacio como Irving Studio: Gráfica Creativa, concebido no solo para el despliegue de su labor individual; sino con la idea de nuclear a todos aquellos artistas que muestren la voluntad de acercarse a un diálogo capaz de generar nuevas ideas que tributen a la renovación y desarrollo del grabado.

Justo en este momento Irving Studio promueve y se empeña en la realización de un sustancioso proyecto: “La litografía expandida: aplicaciones en Cuba”, que traerá de la mano de valiosos especialistas de México y España procedimientos del grabado poco conocidos en la Isla, acciones que contribuirán a una reanimación y actualización de esa expresión entre nosotros.

Advertisement
Catalogo de arte