Havanatur

GIBARA, a Villa Blanca del Cine

GIBARA, a Villa Blanca del Cine

“En el año 2000, durante el rodaje de Miel para Oshún, bajo la dirección del maestro Humberto Solás, conocí Gibara. Me la presentó como quien te presenta un viejo amor, una novia olvidada de la juventud, de la época de Lucía, que el cine volvía a poner en su camino. De ese rencuentro nació este Festival”, con estas palabras Jorge Perugorría, presidente del Festival Internacional de Cine de Gibara, iniciaba la edición correspondiente del año 2016.

GIBARA, a Villa Blanca del Cine

Esta era la primera vez que el actor y director asumía la presidencia de un evento, que para nada le era ajeno, pues la relación con su fundador Humberto Solás trascendía los límites de lo profesional para convertirse en una relación de amistad donde compartían el amor por el cine y por la también conocida como la Villa Blanca.

El Festival de Cine de Gibara ha sido coordinado desde sus inicios por las autoridades gubernamentales de la oriental provincia de Holguín, por el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica (ICAIC) y el Ministerio de Cultura de Cuba. Cada edición ha devenido en un evento multicultural donde todas la manifestaciones del arte se dan cita en esta villa, que justo este año arriba a sus 200 años de fundada. Por este propósito el Presidente del Festival y su comité organizador han decidido dedicarle la próxima edición, a celebrarse en el mes de abril.

GIBARA, a Villa Blanca del Cine

ara Perugorría constituye “un honor y un compromiso cuidar esta criatura que nació del amor del Maestro a Gibara, a su gente y al cine”.

Para aquellos que asisten como invitados, el peculiar ambiente que toman las calles de Gibara durante los días de este evento es descrito como una fiesta constante, en la cual suceden un sinnúmero de actividades desde el amanecer hasta el anochecer, donde la música invade el lugar.

Por la Villa Blanca han pasado músicos como David Torrens, David Blanco, Pancho Céspedes, Nube Roja, Haydeé Milanés, entre otros. Todos vienen por el compromiso con el arte y con un lugar que ha quedado registrado en la cinematografía nacional en filmes como Lucía (1968) y Miel para Oshún (2001).

Como parte de la relación del arte con el entorno, el evento cinematográfico ha acogido iniciativas como el Festival Madre Tierra, para el cual se han proyectado audiovisuales con temas ecológicos.

GIBARA, a Villa Blanca del Cine

Gracias al evento, la ciudad de Gibara tiene entre su calles un mural pictórico con las firmas de artistas visuales como Eduardo Abela, Rafael Pérez Alonso, Javier Guerra, José Emilio (Jeff), Osneldo García, Max Delgado, Andy Rivero y Vladimir Martínez, entre otros.

El Festival, deudor del concepto de Cine Pobre de Solás, el cual se refiere a un cine para todos y de todos, ha realizado talleres de actuación, sobre cine comunitario participativo, así como conferencias magistrales y debate con proyección de obras.

Advertisement
Catalogo de arte