CECMED

Étienne Drapeau, un enamorado de la música latina

Étienne Drapeau, un enamorado de la música latina

Nacido en 1978 en la ciudad de Quebec, fue jugador profesional de hockey sobre hielo y hoy está retirado. Su formación académica musical lo motivó de tal forma que hizo de la música su pasión. A los cinco años de edad comenzó a tocar el piano y posteriormente aprendió guitarra y armónica. Su trabajo como cantante se inició en bares y clubes de Quebec y su talento logró acaparar el interés del público hasta que se convirtió en uno de los 10 finalistas de la segunda temporada del Reality Musical Quebec Montreal, Estrella Academia en 2004. Hasta ahora ha producido seis álbumes y cuenta con más de 70 canciones de su autoría. Se ha presentado en numerosos países de Europa y África, así como en Estados Unidos y República Dominicana.

Étienne Drapeau es un cantante canadiense, de Quebec, que hace unos cinco años, durante una visita a República Dominicana, descubrió la música latina y quedó prendado de ella.

Conocido en Canadá como intérprete desde hace 12 años, en particular de temas inspirados en el amor y el acontecer social, el artista trabaja ahora fuertemente en los géneros latinos, sobre todo la bachata, el merengue y algo de salsa.

En entrevista exclusiva concedida a la revista CubaPlus, Étienne se refirió a su gran amor por la música latina, que conoció en 2013, cuando visitó la República Dominicana con el propósito de producir su video musical Estoy enamorado.

Fue en esa ocasión que se enamoró de la música y la cultura dominicana y latina en general.

“En ese momento, explicó, todavía no hablaba español pero me enamoré de la música latina, de la cultura, de la alegría de la gente latina, muy típico de Cuba. Eso fue algo que cambió mi vida, y decidí aprender el idioma, y en ese momento me dije: quiero hablar español, quiero aprender todo, quiero cantar en español, quiero aprender a bailar salsa, merengue, bachata… todo.

Étienne Drapeau, un enamorado de la música latina“Aprendí la lengua de forma autodidacta, precisó, y también con una profesora panameña con la cual, durante dos años, estudié intensamente. Esto me interesó no solo para cantar en español, sino para aprender de la gente, la cultura, la historia latinas.

Actualmente Étienne está inmerso en el proyecto Intercultural Quebec-Cuba, organizado por la compañía canadiense Les Productions Québec-Cuba inc. y la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales (EGREM), mediante el cual la popular orquesta cubana de Enrique Álvarez y la Charanga Latina y el cantante canadiense ofrecerán una serie de conciertos en Quebec en agosto próximo y, posteriormente en octubre, realizarán juntos varias presentaciones en Holguín, en el oriente cubano, La Habana y Varadero.

“Eso será una gran experiencia, añadió, Cuba es un país increíble. Para mí ir a Cuba y compartir la escena con un grupo como la Charanga Latina, muy conocido, va a ser increíble. Eso me emociona mucho”.

A continuación dijo estar celoso, de buena manera, de la cultura latina, “por tener esa alegría” y aseveró: “La música latina es maravillosa, tengo mucho respeto por los músicos cubanos, por la gente que sabe bailar. Tengo mucho respeto por su país, por la música, por la cultura y me siento muy agradecido de poder traer mi arte a esta maravillosa Isla. “Espero, dijo finalmente, que a los cubanos les guste la música que canto”.

Advertisement
Catalogo de arte