Guillermo Barreto

Guillermo Barreto

En este año cumpliría 88 años una de las figuras cimeras de la percusión cubana: Guillermo Barreto, quien naciera un 11 de agosto de 1929 en La Habana.

Recibió sus primeros estudios musicales de su padre, Primo Barreto, luego estudió piano con el maestro Rafael Ortega. Comienza en la percusión con la orquesta del gran maestro Obdulio Morales, más tarde, en los años 40, integra la orquesta del cabaret Tropicana como baterista bajo la dirección del maestro de maestros Armando Romeu, quien reconoció que Barreto tenía un privilegiado oído musical.

Con la llegada a La Habana en el año 1950 de la orquesta de Tommy Dorsey y el gran drummer Buddy Rich, fue el baterista que lo remplazó en Tropicana al enfermarse este, ganándose la admiración de todos los músicos norteamericanos y del propio Buddy Rich, quien le regaló su instrumento.

Guillermo Barreto

Integró la orquesta Sans-Souci bajo la dirección de su maestro de piano Rafael Ortega; en 1957 pasa a formar parte de la orquesta de su entrañable amigo Bebo Valdés en el Sevilla Biltmore; también formó parte de las orquestas de Mariano Mercerón, Generoso Jiménez, Roberto Valdés Arnaud, entre otras, y su nombre aparece en los créditos como baterista de las grabaciones de los principales artistas de la época.

En Canadá fue ganador del Premio Juno junto a Jane Bunnet, y compartió escenarios con figuras de la talla de Nat King Cole, Lucho Gatica, Johnny Richards, Stan Getz, Tito Puente, Celia Cruz, Mongo Santamaría, y los principales intérpretes y músicos cubanos de la época, en todas las etapas de su vida. Trabajó como músico insigne en varias emisoras de radio y en canales de la televisión cubana. Con la Orquesta Sinfónica Nacional participó como solista en la obra de Leo Brouwer Dos conceptos del tiempo y en Ad Libitum, de Sergio Vitier, esta última bailada por la primera bailarina Alicia Alonso y el ya desaparecido Antonio Gades.

Junto a otro de los grandes de la música cubana, el maestro Frank Emilio Flynn, en 1958 fundó el Quinteto de Música Moderna, que luego se transformaría en Los Amigos y en 1967, junto a Chucho Valdés y otros talentosos músicos, funda la Orquesta Cubana de Música Moderna, sin abandonar a Los Amigos.

Hay que destacar que parte de su vida la dedicó también a ser arreglista y se estrenó como productor de toda la serie de discos “Aché”, realizados bajo el sello EGREM, por su compañera en la vida, Merceditas Valdés, quien se distinguió por su defensa de las raíces folclóricas de la cultura cubana.

No cabe duda de lo verdadero que es ese famoso refrán popular: “Lo que se hereda no se hurta”, y que mejor ejemplo para ilustrarlo que su sobrino Giraldo Piloto Barreto, director de su banda Klimax y presidente del Festival Fiesta del Tambor, evento que cada año se celebra para rendir merecido tributo al más grande percusionista de Cuba, Guillermo Barreto.

Advertisement
Catalogo de arte