Dame un Habano y moveré el mundo

Dame un Habano y moveré el mundo

El XVII Festival del Habano tuvo por cierre una subasta de humidores que recaudó 740 000 dólares. Celebridades del cine y la moda visitaron la Isla en ocasión del evento.

Dame un Habano y moveré el mundoComo en cada febrero, la fiesta de los habanos impactó en más de mil personas provenientes de todo el mundo interesados no solo en el tabaco cubano, sino en la cultura a su alrededor.

Visitas a plantaciones y fábricas, charlas o catas de las novedades previstas para entrar al mercado internacional, constituyen siempre un atractivo particular no solo para expertos y comerciantes, sino para simples fumadores de puros.

Como en otras ocasiones, los premios, la subasta y otros quehaceres de cierre, pusieron su botón de oro, que mucho dice del desempeño de ese sector y su reflejo en el orbe.

Dame un Habano y moveré el mundoLa Gran Subasta de Humidores presentó piezas de las marcas H.Upmann, Hoyo de Monterrey, Romeo y Julieta, Partagás, Montecristo y Cohiba, y la recaudación —740 000 dólares—, como ya es tradición se destina al sistema de salud cubano. La Noche de Gala final fue momento propicio para la presentación del Montecristo 80 Aniversario, y la entrega de los Premios Habano del Año (2014).

En la categoría de Producción, el galardón lo logró el cubano Rogelio Ortúzar, en Negocios el chipriota George Fereos, y en Comunicaciones el estadounidense, Gary Heathcott.

A la cena de conclusiones acudieron celebridades del mundo del arte y la moda, como la modelo, cantante y diseñadora estadounidense Paris Hilton, la Top Model británica Naomi Campbell, y los actores Kabir Bedi, de la India, y Stephen Frey, del Reino Unido.

Por su parte, el brasileño Walter Saes y el kuwaití Alí Alami lograron algunos de los premios más codiciados en el XVII Festival del Habano.

Saes ganó en el concurso Habanosommelier (catas y maridajes de habanos con bebidas y alimentos), escoltado por el cubano Andrés Piñón y el británico Luca Tramontana.

Dame un Habano y moveré el mundoUn certamen sumamente interesante, el de la ceniza más larga, bautizado como La Fumada Perfecta, cobra auge en estas reuniones sobre tabaco Premium cubano, con un exigente jurado que esperó pacientemente 45 minutos de humo, para ver la excelente ceniza de Alami.

La Feria Comercial asociada a esta cita contó con 61 stands de Italia, Alemania, Canadá, China, Brasil, España y Cuba, en un área de 800 metros cuadrados.

Al Festival acudieron 1 650 personas de 60 países, y unos 250 periodistas de alrededor de 30 naciones.

Gary, un estadounidense de habanos y cubanos.

Gary Heathcott es un estadounidense que tiene un fuerte vínculo con Cuba, sus productos de maravilla y, sobre todo, con los cubanos, relación formada mediante su apego a la cultura y a los habanos.

Dame un Habano y moveré el mundoSu semblante alegre es habitual en los salones de las reuniones que sobre tabaco se realizan en Cuba, sobre todo los Festivales del Habano y otras citas organizadas por establecimientos de este emblemático producto.

Para Gary, la noticia el 17 de diciembre pasado del inicio de negociaciones para restablecer relaciones entre las autoridades de su país y de la Isla caribeña, constituyó todo un acontecimiento.

En la XVII edición del Festival del Habano también estuvo presente, incluso como jurado del concurso Habanosommelier, puesto honorario que tiene desde hace varios años, y resultó galardonado como Premio Habano del Año en la esfera de las Comunicaciones.

Gary lleva 24 años visitando a Cuba, y comenta que en un comienzo solo fue curiosidad, pero luego junto con su esposa, con quien casi siempre viaja a la Isla, comprendieron la bondad de los lugareños y se impusieron la necesidad de prestar ayuda. A partir de ese momento llevaron a la Isla desde medicinas, hasta sillas de ruedas, equipos médicos, calzado y ropa, o simplemente disfrutaron regalar pelotas de béisbol.

Dame un Habano y moveré el mundoEs propietario de una agencia de publicidad que lleva su nombre en Little Rock, Arkansas. Trabaja en ese sector desde hace 41 años y adora el tabaco cubano por considerarlo el mejor del mundo debido a su aroma y sabor, cualidad única proporcionada por la tierra de la Isla.

Desde hace ya mucho tiempo decidió escribir reportajes y hacer documentales sobre Cuba, algunos difundidos por la famosa revista de fumadores de puros Smoke.

El primero de los documentales se tituló Pasión de torcedores, y muestra el vínculo cultural de los enrolladores de puros con el entorno mediante la lectura de tabaquería.

Dice que le impresionó mucho que esas personas, con muchas horas en una galera de fábrica, se ilustren sobre noticias, cultura y literatura, durante la faena, y luego lleven ese conocimiento a sus casas y a sus vecinos.

Aprendió que los torcedores son muy importantes y respetados en su comunidad, y ello fue otro motivo para sus documentales sobre el tema.

Recuerda que en 1999 escribió el primer artículo sobre Cuba y luego pasó a los filmes, preparó materiales sobre la estancia en la Isla de Ernest Hemingway, su coterráneo escritor, sobre los tragos especiales, el ron, el mojito, el daiquirí, o la música. Señala que no difunde al tabaco cubano desde el punto de vista comercial, sino desde el ángulo de los productores, de la gente humilde que hace el esfuerzo para crear algo muy valioso para la exportación.

Ahora está sumamente feliz y esperanzado con una relación cordial entre ambos gobiernos y países, pues ve a los cubanos como gente muy amable y trabajadora.

 

Advertisement
Catalogo de arte