Personalidades de danza exaltan en Cuba universalidad de ese lenguaje

Personalidades de danza exaltan en Cuba universalidad de ese lenguaje

Cinco personalidades de la danza mundial destacaron  en Cuba la universalidad del lenguaje de esa manifestación artística y su poder para traspasar cualquier barrera y facilitar el diálogo y la comprensión.

Tales mensajes de amor se leyeron en una gala cultural acontecida en Cuba, por haber sido escogido el país este año por la Unesco como sede principal de las celebraciones del Día Internacional de la Danza.

El baile no es solo una expresión de sentimientos, la danza es una declaración. Una declaración que habla más elocuentemente que cualquier lenguaje hablado, afirmó la maestra y coreógrafa libanesa Georgette Gebara en la ceremonia realizada en el Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso.

Por esta razón ella estima que la danza une a todos sus practicantes sin importar el lugar de procedencia o cualquier otro dato.

De acuerdo con el director artístico Salia Sanou, de Burkina Faso, la danza oculta un conocimiento universal que ha sobrevivido todo el tiempo, además de brindar un reflejo de las culturas y tradiciones, que son tantas y variadas como las líneas de unión entre los pueblos.

A criterio del chino Willy Tsao, los tres aspectos esenciales que caracterizan a la danza contemporánea -expresiones individuales, ideas innovadoras y el estudio de las condiciones humanas-, sirven como pilares fundamentales de un sistema de valores sobre el cual China moderna seguirá creciendo y floreciendo.

Mientras el isrelí Ohad Naharin recomendó siempre danzar un poco todos los días, y nunca frente a un espejo.

También expuso una esencia del arte a veces olvidada por los críticos o aquellos que pretenden presentarse como expertos: "En el mejor de los casos, la danza puede ser sublime, incluso si está lejos de ser perfecta".

Por su parte, la cubana Marianela Boán reflexionó sobre el cuerpo como lugar donde convergen herencias y refugio esencial para cada alma.

Danzar es el gran antídoto para la locura de la humanidad, apuntó.

A cada desplazado, refugiado y exiliado del mundo, le digo: tienes un país que va contigo y que nada ni nadie podrá arrebatarte; el país de tu cuerpo, sentenció.

Cinco agrupaciones cubanas de excelencia confluyeron en el espectáculo: el Ballet Nacional de Cuba (BNC), Danza Contemporánea de Cuba (DCC), el Folclórico Nacional y las también compañías Lizt Alfonso y Acosta Danza.

El virtuosismo y el carisma sobre la escena de los primeros bailarines Viengsay Valdés y Patricio Revé, del BNC; el temperamento y la introspección del elenco de DCC en Coil, una obra ritual de Julio Cesar Iglesias; y los acrobáticos artistas de Acosta Danza, brindaron escenas muy aplaudidas.

Advertisement
Catalogo de arte