2016, buen torneo y buena náutica en Cuba

 2016, buen torneo y buena náutica en Cuba

El Ministerio de Turismo (Mintur) de Cuba, enfrascado en promover la náutica recreativa en la Isla, informó que el 66 Torneo Internacional de la Pesca de la Aguja Ernest Hemingway ocurrirá del 13 al 28 de junio, cuando se espera una mayor presencia de pescadores estadounidenses.

Pero no es solo este encuentro lo relevante del año, pues hay muchas novedades, a partir de una gestión que pone en primeros planos al turismo marinero de este archipiélago. Como parte del desarrollo de la industria turística cubana, este país asistió por primera vez al Miami International Boat Show (11 al 15 de febrero), lo que permitió exhibir los logros en materia de náutica recreativa y las potencialidades en esta esfera.

Esta participación propició la realización de la primera regata desde esa ciudad estadounidense hacia Cuba, lo que se suma al conjunto de novedades impulsadas por el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y la Isla caribeña.

Organizada en la Florida por el Coral Reef Yacht Club y la Sothern Ocean Racing Conference, participaron en el evento 58 embarcaciones.

La venidera edición del torneo de pesca de la aguja debe ser la de mayor participación de equipos estadounidenses en los años más recientes. En 1999 acudieron 50 equipos norteamericanos, y la mayor asistencia de esa procedencia ocurrió en 1978 y 1979.

Hemingway y los mares cubanos En el mundo no hay fenómeno natural que tenga tanta íntima relación con un personaje de las letras como la corriente del Golfo, ubicada entre Estados Unidos y Cuba, inseparable del Premio Nobel de Literatura Ernest Hemingway.

Desde que en 1928 el autor de Adiós a las Armas llegó por primera vez a La Habana en el vapor Orita, el mar y su corriente marinera comenzaron a impresionar la mirada y los sentimientos del entonces joven reportero.

En 1932, navegó hacia la Isla junto a Joe Russell, su amigo y traficante de alcohol en épocas de la ley seca en Estados Unidos, y comprendió que en Cuba se podía estar.

Ello lo reafirmó en 1939, cuando definitivamente compró la finca Vigía, en las alturas de Santa María del Rosario (San Francisco de Paula), periferia capitalina donde, desde 1940, permanecería más de 20 años, unido muy sentimentalmente al país y a su gente.

Para él, era difícil explicar “la fresca brisa matinal que sopla incluso en los días más calurosos de estío sobre las colinas que rodean a La Habana” (Crónica “El Gran Río Azul”, en Holiday, julio de 1949).

Pero por sobre todo diría: “... La principal razón de vivir en Cuba es el Gran Río Azul, de tres cuartos a una milla de profundidad y de sesenta a ochenta millas de ancho”.

Esa corriente lo inspiró en la literatura y su afición, casi profesión, por pescar, por perseguir a los peces pelágicos y entablar con ellos una lucha decisiva y filosófica, hasta el punto de llegar a escribir El viejo y el mar, una novela que influyó notablemente para que le entregaran en 1954 el Premio Nobel de Literatura.

Destacan artículos sobre tal práctica en la corriente del Golfo para la revista Esquire, entre ellos “La pesca del pez espada a la altura del Morro”, “La corriente del Golfo” y “En las aguas azules”.

Compró el yate Pilar en 1934 y examinó cuidadosamente la Corriente del Golfo de México, donde hay muy buena pesca. Este bote lo ancló en la bahía habanera y en Cojímar, poblado de pescadores del este de la capital cubana, donde vivió hasta después de los 100 años Gregorio Fuentes, su patrón (desde 1938).

La corriente del Golfo es una vía marítima muy peculiar que cruza el estrecho de La Florida hasta adquirir un ancho de 80 kilómetros y tener una profundidad variable de unos 600 a 1 000 metros, según entendidos.

Tal fue la impresión del escritor por ese lugar, su examen y difusión en sus textos que la región céntrica de esa corriente llegó a denominarse “La Milla Hemingway”, donde mejores capturas de peces de pico se realizan. Y precisamente esa milla constituye el escenario propicio del torneo de la pesca de la aguja que llega en 2016 a su edición 66, con mucho atractivo para pescadores de todo el mundo.

Advertisement
Catalogo de arte